Guiso de seitán

Guiso de seitán
Como en Madrid ya está llegando el invierno, apetece comer comida caliente y sustanciosa. El seitán es un ingrediente ideal para prepararlo a la cacerola, rebozado o al horno. Hoy nos toca cocinarlo a la cacerola con una rica salsa de vino para mojar el pan.

¿Qué es el seitán? El ingrediente principal de esta masa es el gluten de trigo. El gluten contiene alta cantidad de proteínas que, al cocinarlo se transforma en una masa compacta y elástica. Lo que le da el sabor al seitán es la mezcla con que se cuece: salsa de soja, ajo, algas, etc… También a la masa se le puede dar más o menos consistencia agregándole pan rallado, levadura en polvo y hierbas aromáticas. En la web: “Hazte vegetariano” explican cómo hacer el seitán. Es muy económico prepararlo porque tan solo con medio kilo de gluten se pueden hacer muchos trozos de seitán que cundirán para varias recetas. Una vez preparado se puede congelar y tenerlo disponible para cualquier comida.
A mí me encantan los guisos porque la salsa que se prepara contiene los sabores de la mezcla de todos los ingredientes. La receta es para dos personas. Tiempo de preparación unos 50 minutos aproximados.

Ingredientes

  • 500 gramos de seitán
  • 5 patatas medianas
  • 1 cebolla mediana
  • 1 diente de ajo cortado en láminas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 lata de tomate pera entero ecológico
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 rama de tomillo
  • 1 vaso de caldo de verduras
  • Sal y pimienta negra al gusto

Preparación

Ponemos a fuego no muy lento una cacerola con aceite de oliva, la cebolla cortada en tiras muy finas y el ajo fileteado. Doramos las verduras hasta que estén rehogadas pero no doradas. Mezclamos la lata de tomate, sal y la rama de tomillo con los ingredientes anteriores. Cocinamos unos minutos hasta que los tomates vayan haciendo una salsa. Cortamos las patatas en dados y el seitán en tiras no muy finas. A la preparación anterior agregamos los últimos ingredientes y los doramos un poco a fuego lento. Le toca al vino dar el toque especial para que la cocina huela de maravillas y el caldo de verdura. Salpimentamos al gusto y reducimos la salsa hasta que las patatas estén bien cocidas.
Ojo, que no se queme la salsa o que quede seco. Tiene que quedar salsa para mojar el pan!

Bon appétit!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *