Tarta de manzana, avellanas & sidra

ana, avellanas y calvados
Como por este lado del hemisferio estamos en pleno invierno es bueno comer muchas manzanas. Casi desde noviembre podemos consumir esta fruta porque en el otoño es la época de su recogida. Estas nos preparan para el frío con sus propiedades necesarias para nuestra salud.

Me gusta consumir la fruta de estación porque considero que, por algún motivo especial los árboles nos dan sus frutos en cada época. Aunque el cultivo de la manzana se ha extendido mucho podemos consumirlas todo el año. Las manzanas son unas de las frutas más completas, aunque un 85% de su composición es agua (por eso las recomiendan en las dietas), contienen también azúcares (fructuosa), vitamina C, E, provitamina A, fibra y potasio. Es una fruta antioxidante ¿Qué significa esta particularidad? Ayuda a nuestras moléculas a que retrasen su etapa de oxidación, por tanto el consumo de esta fruta nos permite de alguna forma prevenir algunas enfermedades degenerativas.

Podemos encontrar manzanas verdes ácidas, arenosas, jugosas, rojas. Cada una de ellas las podemos usar para diferentes comidas: en compota (manzana verde), en dulces (arenosas), en flanes (rojas), en zumos con zanahoria y naranja (verdes), asadas al horno con caramelo (jugosas), etc…

Aquí les dejo este receta nutritiva para acompañar con un delicioso té de invierno. Esta tarta contiene 8 porciones y su tiempo estimado de preparación es de 45 minutos. La receta está extraída del libro: «Tartas y pasteles» de la editorial NGV.

Ingredientes para la masa

  • 250 gramos de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 125 gramos de mantequilla
  • 65 gramos de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo ecológico

Ingredientes para el relleno

  • 500 gramos de manzanas
  • Zumo de un limón
  • 2 cucharadas de sidra
  • 30 gramos de azúcar moreno
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 70 gramos de avellanas troceadas
  • 3 cucharadas de mermelada de higo

Preparación

eti-veggiePrimero preparamos la masa: mezclamos en un cuenco el azúcar con la mantequilla hasta que se forme una crema, luego agregamos el huevo. Batimos bien toda la mezcla e incorporamos el harina con la levadura en polvo y la sal. Con una cuchara de madera mezclamos la masa hasta que este uniforme, si necesitamos utilizar las manos para hacerla homogénea podemos realizarlo pero no amasaremos mucho tiempo para que la mantequilla mantenga su textura. Enharinamos la tartera y colocamos la masa estirada con un palo de amasar o con los manos hasta cubrir toda la superficie y los bordes de la placa.

En segundo lugar preparamos el relleno: pelamos las manzanas, las cortamos en rodajas finas y las dejamos reposar con el zumo de limón. Picamos las avellanas finamente. En un cuenco mezclamos el azúcar con la canela. Para decorar la masa colocamos primero las manzanas en hileras circulares, luego esparcimos las avellanas junto la mezcla de azúcar-canela y rociamos toda la tarta con la sidra.

Encendemos el horno a 200º y cocinamos la tarta como mínimo unos 30 minutos (hasta que la masa y las manzanas estén doradas). Una vez que la hallamos retirado del horno y enfriado la pintamos con mermelada de higo para que la abrillante. Ya la podemos comer…

Ñam!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *