Mantel con dibujos mexicanos

Los mexicanos viven la muerte con mucho sentido del humor. Consideran que recordar a los difuntos ayuda a mantener las raíces y las costumbres de una comunidad. Por este motivo preservan esas comidas con sabores picantes y con mucho color.

El nombre de La Catrina proviene de una pintura del muralista Diego Rivera. En su obra “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central” representó a una calavera con sombrero. Esta obra está basada en otra más antigua que se llama “La Calavera Garbanera”. El significado de la pintura está basada en la representación de un estrato social mexicano. Los indígenas que querían aparentar ser europeos y se dedicaban a la venta de garbanza, renegaban de sus orígenes por este motivo el caricaturista José Guadalupe Posada representó a un calavera desnuda con un sombrero muy importante. Los mexicanos creen que la muerte les identifica como comunidad, ayudándoles a arraigar a su cultura pero también les hace recordar que la vida deben disfrutarla antes de que llegue la muerte.
En un principio los indígenas consumían solo vegetales, siendo la base de su alimentación los chiles y el maíz. Durante el período prehispánico desarrollaron la técnica de la nixtamalización del maíz, ésta aglutina los carbohidratos del almidón de maíz permitiendo preparar masas. Otra de las técnicas que aplicaron fue la cocción a vapor o en el horno de tierra para hacer tamales. Muchas de estas recetas mexicanas tienen algún antecedente precolombino, fáciles de identificar porque conservan aún sus nombres en lenguas indígenas.
Cada región de México se diferencia por sus cocinas pero en su conjunto los componentes básicos son la preparación de los alimentos y el uso del maíz, el chile y el fríjol, acompañados por el jitomate (tomate mexicano), en sus diversas formas y variedades.
Toda esta explicación es porque estuve comiendo en el bar “La Catrina” del barrio de Malasaña-Madrid. Disfruté de un botellín de cerveza Coronita, guacamole, frijoles y nachos con queso. Recomiendo un paseo por la comida mexicana y si te gusta el café de pota, no dejes de probarlo (canela, azúcar moreno y limón).
Visita La catrina en Madrid.

Ándale, ándale, ándale…