Lucía es una gran amiga de la familia, una férrea vegetariana que lleva desde que es muy joven luchando por los derechos de los animales. Voy a comenzar hablando de ella en la sección de “Historias” porque siempre me ha gustado contar aquellas historias sobre personas que son valiosas para el mundo en que vivimos.

¿Quién diría que ella es una artista? Pues ha estudiado en la escuela de arte y eso se nota en todo lo que hace, pero ha descubierto desde hace unos años que le gusta cocinar e investigar recetas nuevas.

Esto no es casualidad, por el año 96 (con 18-19 años) abrió junto con Cesar un local vegano llamado Ekkaia en el barrio de Malasaña (Madrid). Este tenía una parte de tienda, en la que se podía encontrar una zona de artesanía, libros, folletos, música, camisetas, materiales políticos-sociales en pro-derechos de los animales y la otra parte estaba destinado a un salón donde se servían tes, zumos naturales, batidos con leche vegetal y comida vegana.

Ella cuenta que:
“Hay una actividad de la que me puedo sentir especialmente orgullosa, por la constancia, las experiencias y resultados de ella. Algo tan simple y cotidiano como es la comida. Llevamos a cabo un Comedor Vegano durante todos los domingos de esos 5 años, llegando incluso a celebrar como algo simbólico y real el ‘Comedor Nº100. También se realizaron comedores especiales a grupos extranjeros veganos/vegetarianos (música, organizaciones).
Un comedor con precios más que populares, (350pts/500pts= 2,10€/3,00€), con comida de calidad y menú completo (1º,2º y postre). Esta fue la mejor manera de dar a conocer el veganismo, desmitificarlo, hacer de ello algo cotidiano y normal al alcance de cualquiera.
Me alegro al recordar familias del barrio con sus niñ@s comiendo domingo tras domingo, gente de cualquier edad y ideal o estética. Gente llevándose folletos para leerlos en casa y volviendo con nuevas inquietudes en su vida.”

Evidentemente cuando uno tiene un proyecto y lo cumple luego uno se siente satisfecho. Eso le sucede a Lucía recordando aquellas épocas de la tetería. Sigue siendo defensora de los derechos de los animales y aunque ese proyecto haya finalizado hace unos años, sigue probando recetas en el mundo vegetariano.

Hace tan solo unos días me ha enviado un mensaje al móvil con una foto y me comenta: mira lo que hice para comer. Je! Nada menos ni nada más que una crema de guisantes con crujiente de puerros. Claro, ella no se anda con pequeñeces: prueba recetas de Arzak y Arguiñano. En fin, que este mensaje fue la causa de esta sección. No voy a poner la receta de la foto (realizada por Lucía) que vemos en este post pero si les dejo el link de la web de dónde ella aprendió a hacer estos platos.

Gazpacho de guisantes-La flor del calabacin
Picas de puerro-La flor de calabacin

Termino este post de la mejor manera que es con las palabras de Lucía hablando de lo que ha sido su experiencia. Y ¡Gracias! por compartir tu proyecto.

“En aquella época en la que a un vegan@ se nos veía como a bichos raros y no se entendía el trasfondo de esta forma de alimentarse, vestir y vivir, Ekkaia contribuyó a extender y entender la lucha por los derechos de los animales y el veganismo como forma de vida.”